La frustración de Messi en el Mundial protagoniza la mejor foto deportiva del año