La frase que más se repitió en el vestuario del Real Madrid tras ganar al PSG