La foto que el madridismo quería ver: Casillas con todos sus títulos como portero blanco