La forma del pago, el único obstáculo que separa a Rodrigo del Barça