La final de Copa será en el Villamarín pese al temor de algunos béticos a que gane el Sevilla