La Champions podría quedar desierta si no se disputa la final antes del 3 de agosto