Fernando Torres no recuerda nada del golpe que le dejó tres minutos inconsciente