Fernando Alonso se detiene en mitad del desierto para cederle su rueda de repuesto al rival de Carlos Sainz