Patada a la luna y con gafas: Fernando Alonso se las tuvo que ingeniar para acabar la etapa