El fútbol femenino español vive un partido histórico en el Wanda ante 22.000 espectadores