Federación y Liga contemplan cuatro escenarios diferentes para decidir qué hacer con la competición