La ida de Copa del Rey entre el Barça y el Real Madrid llega sin un favorito claro