Llega la lluvia al Sardinero pero la afición del Racing de Santander no deja de animar a su equipo