La cara más familiar del entrenamiento del Real Madrid: los jugadores juegan con sus hijos