El fallo más surrealista de la historia del fútbol: ¿cómo es capaz de no marcar gol?