Dos fallecidos, cientos de heridos y 300 detenidos en la celebración francesa del Mundial de Rusia