El mal olor de los petos de entrenamiento de España: Solo hace falta ver la cara de Fabián