La tremenda entrada de Carlos Tévez que termina con una tibia partida