El penoso espectáculo en el Carranza