¡Puñetazo digno de un combate de boxeo en un partido de fútbol australiano!