Pudo acabar en tragedia: la afición hizo temblar los cimientos del estadio