La extrema seguridad de la Supercopa de Europa: el ejército requiso monedas, cables, gafas