La expulsión de Lenglet dio alas al Girona que sacó un meritorio punto del Camp Nou