La duda existencial de Luis Enrique… ¿Rotar o no rotar?