Vergüenza en el futbol europeo: Tangana, mecherazo y petardo