Las mejores asistencias sin mirar de la década en la Euroliga: la magia de Ricky Rubio se cuela en el top 3