La noche más rara en el Palau: la grada casi vacía y cánticos reivindicativos