Casillas ya parecía un santo cuando era niño
Piqué ya era un guapreas de niño
Iniesta era el más bajito pero ya un adelantado
De Gea, del tazón a la cresta
El Niño Torres
Cesc, un culé desde niño
Xavi ya ejercía de capitán cuando era niño
Pep Guardiola se pegaba a los mayores para aprender todo