La estrecha relación entre Ancelotti y el balón