El estadio de la final de la Champions cerrará el techo para evitar posibles ataques terroristas