El Espanyol cambia sus planes y viaja a Madrid un día antes de lo previsto para evitar los disturbios en Barcelona