La mayor preocupación de Escudero tras su escalofriante lesión fue perderse el derbi ante el Betis