La frase que ha escuchado Gareth Bale nada más llegar a Barcelona