Los béticos no escatiman en insultos hacia su directiva tras la destitución de Pepe Mel