Los errores arbitrales, protagonistas del Mundial