Un equipo chino se deja marcar tres goles como protesta por una decisión arbitral