Aficionados y jugadores del Madrid devuelven las entradas de la final por la odisea que supone viajar a Kiev