Estas imágenes hieren la sensibilidad: la entrada a Giovanni dos Santos al que le desgarran el cuádriceps