Enrique Cerezo se ríe de la ridícula multa de 300 euros impuesta al Barcelona: "Los pago yo"