La policía tuvo que intervenir para parar los enfrentamientos entre las aficiones del Valencia y el Arsenal