El tremendo enfado de Muguruza con su entrenador y con una cámara que le grababa