El encuentro entre Florentino y Rubiales: frío, cordial y sentados en la misma mesa cenando