Las lágrimas de un niño de tres años al perder con el maestro Karpov al ajedrez