Lágrimas de emoción por los dos goles de Totti que dieron la victoria a la Roma