Espectacular pedida de mano en el estadio y delante de 20.000 personas