Ni del Barcelona ni del Real Madrid, este niño tiene claro que será bético hasta morir