El avión de Emiliano Sala iba pilotado por un agente financiero con poca experiencia de vuelo