Así eligió Hierro a los tiradores de los penaltis: no tenía claro quién sería el cuarto lanzador