La elegancia del perdedor: así se tomó Messi el triunfo de Cristiano