La durísima caída de Cavendish que dejó a todos con el corazón en un puño en la la Milán - Remo